viernes, 17 de octubre de 2014

Descubriendo el Cerebro y la Mente - n°61 - Revista online Gratuita de Neurociencias y ciencias afines(ARTICULO INTERESANTE SOBRE LAS IMPLICANCIAS DE LA MUSICA EN EL CEREBRO)

http://asociacioneducar.blogspot.com.ar/2010_12_01_archive.html

MIÉRCOLES, 29 DE DICIEMBRE DE 2010

Descubriendo el Cerebro y la Mente - n°61 - Revista online Gratuita de Neurociencias y ciencias afines


Es nuestro deseo que el 2011 sea un año en donde los cerebros logren alcanzar sus mejores capacidades éticas, cognitivas, ejecutivas y emocionales.
Muchas gracias por compartir el 2010 con nosotros!!!



Descubriendo el Cerebro y la Mente - n°61
Revista online Gratuita de Neurociencias y ciencias afines

Leer: Click aquí




Artículos:

Neurociencias de interés general:
• Las conversaciones de las personas felices difieren de las que no lo son.
• Descansar y dormir es fundamental para nosotros.
• Cuando nos sentimos felices con nuestras vidas y podemos sentirnos satisfechos con ella, nos volvemos mejores personas.
• Nuestro estado de ánimo podría modificar la manera en la que percibimos el dolor.

Neurosicoeducación:
• El derecho a poseer un cerebro sano.

Neurobiología:
• Neuroplasticidad y Redes Hebbianas.
• Robo Hebbiano, lo que sucede en nuestro cerebro mientras aprendemos.
• Una introducción al campo de las Neurociencias y evolución.


Notas realizadas en esta edición:
Dr. Nse. Carlos Logatt Grtabner - Dr. Roberto Rosler - Nse. Marita Castro



Leer: Click aquí






 

VIERNES, 17 DE DICIEMBRE DE 2010

ROBO HEBBIANO. Lo que sucede en nuestro cerebro mientras aprendemos

ROBO HEBBIANO. 
Lo que sucede en nuestro cerebro mientras aprendemos.

Continuación de: NEUROPLASTICIDAD Y REDES HEBBIANAS. Las bases del aprendizaje.

Dr. Carlos Logatt Grabner



La Red Hebbiana es el soporte neural del aprendizaje. Como su nombre lo indica es una red de neuronas, unidas en un circuito específico, y dado que cada neurona del equipo, comanda un particular territorio (se le asigna hacer o no, algo en particular), esta red es algo así como una hoja de ruta, que se cumplirá cuando algún estímulo la active. Y lo más interesante es que puede construirse, modificarse, eliminarse o potenciarse voluntaria e involuntariamente, durante el transcurso de toda nuestra vida.

Un ejercicio para crear una nueva red hebbiana:

a) Ubica la mano izquierda delante de ti, con la palma hacia tus ojos y mentalmente enumera los dedos de la siguiente forma:

• Índice
• Medio
• Anular
• Meñique

b) Toca esos cuatro dedos con el pulgar siguiendo el patrón: 4, 1, 3, 2, 4.

Repite el ejercicio 20 veces siguiendo siempre este orden.

Si durante el ejercicio observáramos la actividad de tu cerebro mediante un escáner, veríamos que en el Hemisferio Derecho, las neuronas del área motora responsable de esta acción, aceleran sus descargas, a la vez que aumenta la circulación sanguínea regional y el consumo de oxígeno y glucosa de esas células.

Pero aún sin el escáner, si practicaras esta secuencia de movimientos en series de 20 hasta llegar a 15 minutos por día, por un lapso de 21 días, se produciría un fenómeno externo que te permitiría saber que esta Red Hebbiana Nueva ha crecido y se ha consolidado.

Es éste un fenómeno temporal, pues si al inicio tardas unos 2 segundos en completar la secuencia, a los 15 días estarás haciéndolo en ¾ de segundo (75 centésimas de segundo).

La razón es que el sistema de control de los movimientos de tu mano izquierda se activará la primera vez que hagas el ejercicio, pero irá creciendo más y más, durante los 21 días de entrenamiento. Es decir que a medida que mejore tu baile de dedos, se agrandará la Red Hebbiana encargada de conducir el baile y se potenciará.

¿Qué pasaría si te pidiéramos cambiar la secuencia y en lugar de 41324, te indicáramos seguir el patrón 42134? Volverían a presentarse las mismas dificultades que encontraste al inicio de la secuencia anterior; toda la destreza adquirida no te serviría para el nuevo ejercicio.

Las neuronas que se descargan juntas, integran un equipo, por lo tanto el aprendizaje le da forma al cerebro, rediseñando constantemente su estructura.

¿Pero de dónde salen las neuronas que pasan a formar parte de una nueva Red Hebbiana, si su número se mantiene más o menos estable o tiende a decrecer un poco con el pasar de los años?
Pues de zonas aledañas a la que está formando la nueva estructura hebbiana.

Valga como ejemplo, el estudio realizado sobre "virtuosos", para el que se eligió a ejecutantes de instrumentos de cuerda, como violín, violoncelo o contrabajo, debido a que tenían una inusual destreza en los dedos de la mano izquierda.

Los neurocientíficos buscaban saber cómo se reflejaba en esos cerebros su especial habilidad, y a través de escaneos cerebrales, observaron que cuando movían los dedos de la mano izquierda, se les encendía un área mayor que a otras personas, en la correspondiente zona del Hemisferio Derecho. Por otra parte, notaron que cuando movían los dedos de la mano derecha, la misma zona del Hemisferio Izquierdo, tenía una actividad menor.



Quizás debamos aclarar, que los hemisferios cerebrales trabajan de manera cruzada: el izquierdo maneja el lado derecho del cuerpo y el derecho el lado izquierdo.

También se ha observado en todos los músicos, un área más desarrollada que en el resto de las personas, que está ubicada en la parte izquierda del cerebro y se denomina Planum Temporale. Este área es muy importante en la memoria verbal, y se sabe que la educación musical recibida antes de los 12 años, contribuye a mejorarla. Como vemos, el entrenamiento musical trae beneficios asociados.

Siguiendo con el ejemplo anterior, los científicos se preguntaron de dónde habían salido las neuronas que permitían ese movimiento más fluido en los dedos de la mano izquierda. Y pudieron comprobar que provenían de la zona responsable de la sensibilidad táctil, de la palma de la misma mano. Las neuronas sensoriales se habían cambiado de equipo, pasando a formar parte de las neuronas encargadas de dar movimiento. Las consecuencias de este traspaso neuronal fueron:

• Mayor habilidad para mover los dedos de la mano izquierda
• Menor sensibilidad táctil de esos mismos dedos

A este fenómeno se lo conoce con el nombre de Robo Hebbiano, y es el responsable de la constante redistribución del cuantum de neuronas con el fin de generar adaptaciones a los estímulos ambientales que permitan actuar más eficazmente.

Por lo tanto, a lo largo de la vida, una neurona puede cambiar varias veces de Red Hebbiana, cumpliendo de esta manera diferentes actividades, según las exigencias que se le presenten.

El Robo Hebbiano puede, sin embargo, jugarnos una mala pasada. ¿Qué pasaría si extendiéramos el ejercicio inicial de 15 minutos, a 8 horas diarias, y lo prolongáramos por muchos años? La consecuencia sería que la constante descarga de la misma Red Hebbiana crearía una red con excesivas conexiones, que al volverse tan dominante podría ser la causante de la anulación de otras redes necesarias, al sacarles una cantidad excesiva de neuronas.

Y esto es precisamente lo que sucede en las personas que sufren de una enfermedad llamada Trastorno del Esfuerzo Repetido, que afecta por ejemplo, a los tecladistas.

Otra consecuencia del principio de robo Hebbiano antes mencionado, es que esta afección es acompañada por una disminución en la capacidad de reconocer objetos con el tacto, algo que se ha comprobado científicamente.

Pero cuando el aprendizaje no requiere el sobreentrenamiento de un virtuoso, la creación de nuevas Redes Hebbianas no determina, necesariamente, la pérdida notoria de otra función.

Hay circuitos poco utilizados, superfluos o inútiles, y de allí se toman preferentemente las neuronas que requiere la nueva red.

Y si analizamos el tema como un acto volitivo, cuando decidimos dedicarnos plenamente a una empresa, solemos descartar alguna de las actividades que nos gustan, porque el tiempo y la energía no nos alcanzan. Y esta elección, a la larga, se verá reflejada en el tamaño de las redes hebiannas; unas enriquecerán y otras se debilitarán, según les haya tocado en suerte.

Por otra parte, es importante destacar las cualidades positivas de las Redes Hebbianas fortalecidas, como lo prueba una investigación realizada sobre cerebros de personas fallecidas.

En ella se pudo demostrar que cuanto más estudiosa había sido la persona examinada, mayor complejidad y cantidad de ramificaciones se encontraban en las áreas centrales de su cerebro, encargadas del lenguaje y la memoria, y al parecer, esto las había protegido de la enfermedad de Alzheimer.

Una prueba más de que la educación es un pilar en la civilización, que esculpe y fortalecer nuestro cerebro.
La cultura ha reemplazado a la evolución en el proceso de crear nuevas estructuras cerebrales humanas, y por lo tanto tiene una gran influencia en la construcción de nuestro destino.





Dr. Carlos A. Logatt Grabner
Presidente de Asociación Educar para el Desarrollo 
Humano.




Descargar en PDF: Click aquí

MARTES, 14 DE DICIEMBRE DE 2010

NEUROPLASTICIDAD Y REDES HEBBIANAS.



NEUROPLASTICIDAD Y REDES HEBBIANAS.
Las bases del aprendizaje


Dr. Carlos A. Logatt Grabner

Nos atrevemos a pensar que debe ser la primera vez que escuchas esta palabra, y que te estarás preguntando: ¿Qué significa?

Esperamos que al terminar de leer esta nota, comprendas claramente su significado e importancia, y lo fundamental que es, para cada ser humano, conocerla.

Todo lo que representas como persona: tus recuerdos, tus anhelos, tus miedos, tus valores, tus conocimientos, tus capacidades, están esculpidos en una inmensa telaraña formada por la asombrosa cantidad de 100.000 millones de células cerebrales, denominadas neuronas. A su vez, cada una de ellas tiene la capacidad de conectarse con hasta otras 10.000 de sus compañeras, construyendo un total de 1.000 billones de posibles conexiones neurales.

Cada uno de estos lugares de encuentro, en el que se conectan dos neuronas, es conocido con el nombre científico de Sinápsis, (descubierta por el fisiólogo de Oxford Sir Charles Sherrington, a principios del siglo XX).


Cada neurona se parece, metafóricamente hablando, a una cebolla, con una parte central redondeada, con un solo brote en una de sus puntas, y muchas fibras finas, muy similares a raicillas, en el otro extremo. A las raicillas neuronales se las denomina Dendritas, al bulbo: Cuerpo Neuronal, y al brote, Axón.

Como las raicillas del vegetal, las dendritas son las encargadas de absorber la nutrición que da vida a cada una de estas células, consistiendo su dieta en impulsos electromagnéticos provenientes de las otras neuronas con las que se halla habitualmente comunicada. Alguno de estos nutrientes, intentará activar a la neurona, mientras que otros buscarán conseguir lo contrario, o sea, inhibirla.



Luego, el que una célula cerebral descargue o no algún tipo de impulso eléctrico a otra célula hermana, será la resultante de su capacidad de efectuar un rápido cálculo aritmético entre los dos tipos de descargas recibidas, (las que la incitan a ir hacia delante y las que la incitan a frenarse) Si la diferencia entre ambas da un número negativo, no generará acción alguna, pero si es positivo, modificará inmediatamente su estructura física, de modo de enviar una descarga electromagnética, que será emitida a través del Axón.

4032 impulsos positivos - 4064 impulsos negativos = - 32 (no transmite)

4032 impulsos positivos - 3002 impulsos negativos = 1030 (sí transmite)

Los axones de distintas neuronas pueden variar mucho en longitud, y conducen estas pulsaciones, que sólo duran unas milésimas de segundo, a una gran velocidad (alcanzan hasta 300 Km/h).

Una vez salido del axón, el estímulo encenderá a su vez, a todas las dendritas de las neuronas con las que se ha conectado, produciendo una reacción en cadena que puede implicar a cientos, miles e incluso a muchos millones de neuronas, que se integran así, en una compacta y compleja red tridimensional.

Tu cerebro, para hacer este trabajo, consume una quinta parte de toda la energía generada por el cuerpo en descanso. Es como si fuera una bombilla de 20 vatios, que brilla sin parar, sin dejar de trabajar, aún cuando estés dormido.

Ahora mismo en este instante, mientras lees estas palabras, una cascada de tus células cerebrales están descargándose con el fin de que puedas entender lo que intentamos enseñarte, formando una nueva red hebbiana, inédita hasta el momento. Y si tu decisión no sólo fuera leer esta nota, sino también memorizarla, se produciría otro fenómeno sumamente importante para tu vida: la red crecería aún más, porque cada vez que releyeras el texto para memorizarlo, células que originalmente no tenían nada que ver entre sí, se irían incorporando a la red creada al comenzar la lectura. Lo mismo ocurriría si te decidieras a transmitir oralmente este conocimiento a otras personas.

A las neuronas no les sucede esto porque siempre hayan sido amigas íntimas, sino que actúan como lo harías tú, si quedaras atrapado con un desconocido dentro de un avión que ha retrasado su salida. Al principio, no tendrías nada en común con la persona que está sentada a tu lado, pero al cabo de varios minutos de espera, con seguridad, ambos comenzarían a quejarse de su mala suerte. Y si el retraso se prolongara, es muy factible que a los dos se les unieran más y más pasajeros, de modo que al final, todos llegarían a formar un gran bloque de quejosos. Con las neuronas pasa algo muy parecido; tras unas pocas descargas simultáneas, tienden a unirse más y más, formando así parte de un mismo equipo. La sinapsis de dos neuronas que se descargan reiteradamente en forma conjunta, sufre cambios bioquímicos (denominados potenciación a largo plazo), de tal forma que cuando una de sus membranas se activa o desactiva, la otra también lo hace, como si se hubieran convertido en hermanas siamesas. En pocas palabras, se han asociado, y esto garantiza que en el futuro se activen mucho más veces que antes, porque no sólo dependerán de su propia estimulación, sino también, de la activación de sus nuevas amigas. Este fenómeno, de suma importancia para la humanidad, fue denominado por el psicólogo estadounidense Donald Hebb: aprendizaje Hebbiano que es la base de la neuromodelación o neuroplasticidad cerebral.


Neuroplasticidad


Es la variabilidad del tamaño y tipo de redes Hebbianas acumuladas en la unidad Cerebro-Mente, a lo largo del tiempo.



Para que la neuromodelación sea posible, también debe producirse el fenómeno inverso, o sea que si una red Hebbiana no se usa, debe ir, poco a poco perdiendo sus células componentes, hasta desaparecer, de forma parecida a lo que ocurre con el grupo de pasajeros del avión, en el cuál, cuando por fin se produce el despegue y comienza el viaje, cada uno volverá a sus propios asuntos, dejando de conversar con sus vecinos. Por lo que vimos antes, existen dos tipos de neuroplasticidad: la positiva, que se encarga de crear y ampliar las redes Hebbianas, y la negativa que se encarga de eliminar aquellas que no se utilizan.

Cuanto más grande es una Red Hebbiana, mayor será su potencia.



Este proceso permite que las nuevas experiencias de vida, las conversaciones que mantienes, los nuevos conocimientos que adquieres, remodelen una y otra vez tu cerebro. Si bien tus genes pueden predeterminar algunas de las características de tu personalidad, no son los responsables finales de la mayoría de las cualidades que ésta tiene.

Se sabe ahora, que la genética es responsable del 10 % de las redes hebbianas, pero que el 90% restante se forma bajo el influjo de otros dos factores que, a diferencia del primero, pueden ser variados por la voluntad: las experiencias de vida, y los conocimientos adquiridos. También se sabe que esto último depende de una estructura cerebral modular conocida como Lóbulos Prefrontales.


Ellos son lo último que se desarrolla en el cerebro, (más o menos completan su maduración a los 25 años, de ahí el concepto de mayoría de edad), ocupando Tu forma de ver y comportarte en el mundo, tus planes y proyectos, tu nivel de conciencia y la calidad de persona que eres, dependen de su buen funcionamiento, tema que iremos desarrollando en los próximos números.

Pero hoy los presentamos, porque constituyen la base de la neuromodelación consciente de tu red Hebbiana. Ellos te dan una capacidad única en la naturaleza: el poder decidir tu propio destino, otorgándote el privilegio de tener una vía de escape al predeterminismo que la biología (genes) te impone. Gracias a ellos puedes elegir qué cosas de la cultura tomarás, y qué experiencias vivirás, para remodelar tus viejas redes Hebbianas, (las que ya no te agradan), o crear nuevas redes (que sí te agraden), con el fin de que tu proyecto Ser Humano pueda concretarse exitosamente.


Dr. Carlos A. Logatt Grabner
Presidente de Asociación Educar para el Desarrollo Humano.



  

JUEVES, 9 DE DICIEMBRE DE 2010

Una introducción al campo de las Neurociencias y evolución


Una introducción al campo de las Neurociencias y evolución.

Dr. Roberto Rosler


¿Cuál ha sido la función del Sistema Nervioso, desde el punto de vista de la evolución de las especies?

¿Cuál es el motivo por el que si uno analiza a los animales invertebrados y vertebrados, pareciera que los que dispusieron de un Cerebro de mayor tamaño en proporción a su talla, se han adaptado a su medio ambiente con mayor facilidad?

Estas dos preguntas se pueden contestar de una manera sencilla:
El Sistema Nervioso aumenta las posibilidades de éxito en la supervivencia y en la reproducción sexual.


Esto implica que con un Sistema Nervioso "más eficiente" el animal tiene muchas más posibilidades de:
• Encontrar presas para alimentarse
• No terminar como la presa de otros animales
• Reproducirse con la mayor cantidad de hembras receptivas

Estas afirmaciones parecen contradecir lo que se observa en el Ser Humano del Siglo XXI, ya que pareciera que algunas de sus funciones cerebrales como la Agresividad, las Emociones, el Estrés, el Metabolismo, la Sexualidad, etc. En ciertas ocasiones, disminuyen sus posibilidades tanto de supervivencia como de adaptación a las normas socioculturales, generando enfermedades que lo des-adaptan al medio como, por ejemplo, la hipertensión arterial, la úlcera gástrica, la importancia sexual, obesidad, etc.

Frente a esta paradoja tan evidente, debemos entonces agregar un concepto fundamental:

Nuestro Sistema Nervioso evolucionó para adaptarse maravillosamente a las condiciones ambientales correspondientes al momento en que apareció el Homo Sapiens.

Recordemos que nuestros primeros ancestros se pararon en dos "patas" en las llanuras orientales de África hace al menos 5 millones de años.

Aprovecho este momento para "desanimar" a todos aquellos afectos a la discriminación racial, ya que por lo anteriormente dicho TODOS los seres humanos del Planeta "somos africanos" porque TODOS nosotros compartimos el genoma de estos primeros Homo africanos.

Y hace 5 millones de años no había políticos corruptos, no existían los supermercados, ni una información que nos bombardeara sin consideración, "on line" "real time", 24 horas al día, etc, etc. Éramos simplemente cazadores ­ recolectores.

O sea que la maravillosa estructura y funcionamiento de nuestro Sistema Nervioso no está preparada para esta sociedad en la que vivimos.

Sociedad cuyas características principales se han instalado de una manera tan abrupta en los últimos 100 años, que no han permitido a un Cerebro que funcionó de manera adaptativa al medio durante más de cuatro millones de años, tener el tiempo para readaptarse a estas nuevas condiciones.

Y esto explica una gran cantidad de trastornos nerviosos que nos aquejan.
Resumiendo, si bien socialmente somos personas del siglo XXI, genéticamente seguimos siendo "ciudadanos del Paleolítico".

Otra característica importante a destacar es que nuestro Sistema Nervioso es un gran "conservador" ya que todas aquellas funciones, sistemas y circuitos neuronales que han servido para aumentar el éxito en la supervivencia en especies más antiguas que el Homo Sapiens, han sido "conservadas" celosamente en nuestro Cerebro.

Así podemos observar que las neuronas de nuestra retina son muy similares a las de la mosca de la fruta, los circuitos cerebrales relacionados con las emociones en los seres humanos son similares a los de los reptiles, etc.

Esta política de "no innovar" en el Sistema Nervioso, tiene una clara lógica.

Si estos circuitos fueron eficaces luego de ser probados en la práctica por millones de años en otros seres vivientes: ¿Cuál es el sentido de cambiarlos?

No sin un dejo de amargura vemos que nuestro Cerebro es más sabio que nuestras actuales tendencias culturales, estéticas y científicas en las cuales todo lo "antiguo" es sinónimo de obsoleto y el cambio constante es la norma.

 
Blog Dr. Roberto Rosler: http://filipides42-robi.blogspot.com/

Dr. Roberto Rosler
Neurocirujano recibido con Diploma de Honor - UBA
Docente de Neurofisiología y Neuroanatomía de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Bs. As.
Jefe de Trabajos Prácticos de Neurocirugía - Hospitales Británico, Roffo - UBA


Descargar en PDF: Click aquí






MIÉRCOLES, 8 DE DICIEMBRE DE 2010

1er Congreso Internacional - La Neuroeducación y estrategias metodológicas de éxito en el aula.



1er Congreso Internacional

La Neuroeducación
y estrategias metodológicas de éxito en el aula

4 y 5 de enero de 2011

CAMPUS CENTRAL UNIVERSIDAD FINIS TERRAE
Avda. Pedro De Valdivia 1509, Providencia, Santiago de Chile
Acerca del Congreso:
Se ha dicho que enseñar sin saber cómo funciona el cerebro es como querer diseñar un guante sin nunca haber visto una mano. ¿Cómo aprende la mente humana? ¿Qué pasos deberíamos seguir como docentes para hacer de una clase una experiencia memorable y motivadora? ¿Cómo afectan las emociones al comportamiento de los alumnos? ¿Cómo funcionan la memoria, el recuerdo, la imitación y la asociación de ideas y emociones? ¿Existen caminos o formas más efectivas para ayudar a nuestros alumnos a conocerse más y así tener éxito en la aventura de aprender?
Este congreso tiene como meta responder a varias de estas preguntas a través de ponencias y conferencias prácticas con expertos de la medicina y de la educación desde el enfoque de las neurociencias y más específicamente desde la neuroeducación y algunas otras metodologías de probado éxito en la sala de clases.

Público Objetivo:
Directores de colegios, Directores de estudio, Jefes de UTP, Psicólogos en área educación, Psicopedagogos, Docentes de aula de todas las especialidades y niveles.







Valor del Congreso
*$80.000 por persona por los 2 días*
Cobertura SENCE: $ 64.000 / Cofinanciamiento de Instituciones o del profesional: $ 16.000
(Incluye cuadernillo de ponencias, certificado, coffee breaks y acceso a Publicación electrónica Bimensual de la especialidad DESCUBRIENDO EL CEREBRO Y LA MENTE)


INSCRIBASE AL CONGRESO:



MARTES, 7 DE DICIEMBRE DE 2010

El derecho a poseer un cerebro sano




El derecho a poseer un cerebro sano


Dr. Carlos A. Logatt Grabner

Contar con un cerebro saludable y bien desarrollado, debería ser considerado un derecho primordial del ser humano, ya que carecer de él trae como consecuencia un sinnúmero de limitaciones que afectan nuestra calidad de vida, perdiendo o cercenando capacidades fundamentales como:

• La aptitud de conducirnos libremente por nuestros propios medios (habilidades cognitivas y motoras).
• La capacidad de controlar la propia vida (inteligencia intrapersonal).
• La posibilidad de interactuar éticamente con nuestros semejantes (inteligencia interpersonal)


Un daño en el cerebro, especialmente en sus áreas más evolucionadas y sensibles, como lo son los lóbulos prefrontales, conduce a la pérdida parcial o total de las funciones ejecutivas, que son las que realmente definen la condición de ser humano, y básicamente, nos permiten:


• Pensar
• Tomar decisiones
• Crear
• Actuar éticamente
• Comprender y controlar el propio mundo emocional (sentir las propias emociones)
• Comprender y sentir el mundo emocional de los demás (lectura de la mente y empatía)


Por desgracia, el primer factor de incidencia es el menos controlado de todos: la alimentación. Pues los lóbulos prefrontales, por ser las estructuras más evolucionadas de la unidad Cerebro-Mente, son los que más sufren las deficiencias de proteínas, de ácidos grasos insaturados, de vitaminas y de minerales. Lo sorprendente, es que esta falla en la alimentación, no es privativa de las clases menos pudientes. Si bien hay 2.000 millones de seres humanos que se alimentan mal porque sobreviven con menos de un dólar diario, las clases más acomodadas también tienen una forma de alimentación inadecuada para la salud cerebral, siendo su máximo exponente la denominada comida "chatarra", en la que faltan muchos de los nutrientes necesarios, y aparecen sustancias químicas nocivas en exceso.

HUMANIDAD


El otro gran factor que determina el grado de desarrollo que alcanzarán los lóbulos prefrontales, es la calidad y tipo de información que éstos reciban.






Según investigaciones realizadas en Costa Rica, el 26 % de los que padecieron de anemia, repitieron un grado, contra solamente un 12% de los que no. El 21% del primer grupo, a su vez, necesitó apoyo escolar, contra solamente el 7% del segundo grupo. La investigación incluyó a 191 niños, que fueron observados a los 5 años, luego entre los 11 y 14, y por último entre los 15 y los 17 años.
Quienes tuvieron deficiencias de hierro de bebés crecieron, entonces, con un retraso a nivel motor y mental. A los cinco años, la diferencia, a nivel de coeficiente, en los exámenes, era de 6 puntos, y entre los 15 y los 17 llegaba a los 11 puntos. Según la O.M.S. entre el 66 y 88% de la población mundial sufre de falta de hierro y el 30% es anémico.
Cada uno de los lóbulos prefrontales (izquierdo y derecho), posee dos zonas bien definidas: módulos especializados en el conocimiento y control del mundo exterior, y módulos especializados en el conocimiento y control del mundo interior.
Por lo tanto, la nutrición informática, que las personas reciban, deberá ser la adecuada para ambas zonas.
Desafortunadamente para la humanidad, sólo una minoría recibe la información necesaria para desarrollar al máximo las potencialidades de los módulos especializados en el conocimiento y control del mundo exterior, mientras la gran mayoría de las personas se ve privada de estos conocimientos. Por otra parte, en una gran porción de la humanidad, las carencias nutritivas e informáticas se superponen, por lo cual los efectos de ambas, se potencian aún más.
Con respecto a la educación necesaria para desarrollar los módulos especializados en el conocimiento y control del mundo interior, el problema se agrava aún más, pues la carencia informática abarca a casi toda la humanidad, con la excepción de los esfuerzos individuales. Por ejemplo, en ningún país del mundo, se han incorporado los modernos conocimientos neurocientíficos -aquellos que permiten comprender más de nuestra esencia-, en alguno de los niveles de los programas educativos.
A nivel del mundo interior, hay otro factor sumamente importante, que afecta a sus módulos.
El buen trato que deben dar las personas que cuidan de los nuevos cerebros.
Sin este requisito, es difícil que un individuo alcance un buen desarrollo de la empatía y por lo tanto de su capacidad de ver y sentir al otro, aptitud esencial para la construcción de un ser humano ético. Y tener en cuenta este factor, es, el mejor antídoto contra la violencia, la intolerancia y la discriminación.
Una vez más, y no por casualidad, los niños que nacen en hogares carenciados son los más perjudicados: Lamentablemente es mayor el número de casos de abuso infantil, tanto a nivel físico como psicológico.
Niños carenciados
Sometidos a:

  • Pobreza Nutricional
  • Pobreza Informática
  • Pobreza Emocional
Aquí encontramos la causa de que tan pocos logren escapar a un destino que se podría evitar. Para la mayoría de la humanidad, una vida llena de las privaciones antes mencionadas, los prepara para aceptar trabajos insalubres, mal pagos que puede impulsarlos a la delincuencia y a la prisión, a la creación de familias patológicas, la exclusión y las adicciones.
¿Quién podría elegir conscientemente un destino tan adverso?
Si alguien no puede escapar de él, es porque sus capacidades cerebrales humanas han sido lesionadas sin su consentimiento, lo que le dificultara ver y elaborar un plan que lo conduzca a una mejor calidad de vida.




  
Yendo al otro polo, otra alteración de los lóbulos prefrontales es la epidemia del cuadro denominado "desorden de déficit de atención e hiperactividad", que afecta a principalmente a niños, con gran incidencia en los EE.UU. Los síntomas que presentan estos niños son no poder quedarse quietos, ni concentrarse, tener dificultad para fijarse en el tiempo, para comer, para dormir; no adaptarse a ninguna situación, híper reaccionar ante los estímulos y tener un comportamiento impredecible, impulsivo, y frecuentemente destructivo.


Los niños alcanzados por este nuevo mal, característico del primer mundo, son tratados con metilfenidato (ritanil), un estimulante del sistema nervioso que tiene un efecto paradójico: en vez de animarlos, los narcotiza, dejándolos en un estado calmado y soporoso.


En algunas escuelas, la tasa de prescripción de este medicamento es alta, llegando a un 20% en los alumnos de quinto grado -algo sin precedentes-, lo que representa un 10 % del total del alumnado.


Entre las más importantes causas del síndrome, se han invocado las de orden nutricional -disminución de zinc, falta de ácidos grasos esenciales, falta de vitaminas del grupo B- , la disminución de las horas de juego, la disminución de las horas de sueño, la intoxicación con plomo, mercurio o aluminio y la falta de contacto con los padres.


Estas causas pueden ser englobadas en una deficiencia educacional, emocional o nutritiva, lo que nos indica que este trastorno que aumenta día a día, podría ser prevenido.


Otro dato sorprendente, es que desde 1950 en adelante, la depresión aumento diez veces en EE.UU., a pesar de su prosperidad económica. Por lo tanto, en alguna medida, en todos los pueblos se terminan dañando los lóbulos prefrontales, debido a un trato inadecuado, y el menoscabo de la salud mental que resulta en consecuencia, afecta pues, tanto al primero, como al segundo y al tercer mundo.


Entonces, para mejorar la salud de la humanidad, sería necesario poner manos a la obra e implementar un plan mundial de salud cerebral, a fin de conseguir individuos más sanos mentalmente, orientados a la construcción de un mundo mejor, en lugar de a su destrucción consciente o inconsciente, como ocurre en la actualidad.


Este plan debería comenzar en los países más desarrollados para migrar hacia los menos desarrollados. Cada nuevo cerebro que arribe a la tierra, debería ser considerado patrimonio de la humanidad, y por lo tanto se lo debería proteger, para evitar las privaciones antes mencionadas (nutricional, informacional o emocional) a fin de preservar sus lóbulos prefrontales para que estos puedan desarrollarse al máximo sus posibilidades. Y luego, esos individuos, mentalmente saludables, serían capaces de expandir esas condiciones de vida, dentro del resto de la humanidad, y reproducirlas en las próximas generaciones.


El capital para llevar a cabo tal fin, no tendría por qué faltar, si se considera que, según estudios realizados, se podría solucionar el hambre en el mundo, invirtiendo entre 80.000 y 120.000 millones de dólares al año, cifra poco significativa comparada con el billón de dólares anuales que cuesta la investigación y construcción de nuevas armas, sin tener en cuenta los daños que éstas producen, ni los costos de las reparaciones posteriores. Y por dar un ejemplo de inversiones para fines irrelevantes, sólo en EE.UU, se gastan 232.000 millones de dólares al año, para renovar el guardarropa de otoño y primavera.


Además, el mejoramiento de la salud mental de la población mundial, produciría una reducción de los gastos en que hoy se incurre para poner a raya tanto cerebro descontrolado: hospitales, fuerzas militares, policiales, cárceles, seguros, juicios, etc. De este modo, el plan de salud mental tendería a acelerarse, ya que la liberación paulatina de este enorme gasto, le permitiría retroalimentarse positivamente a si mismo.


Considerar que este plan es irrealizable, no es más que una demostración del daño en los lóbulos prefrontales a escala mundial, pues a pesar de que puede parecer una empresa faraónica, no lo es tanto, teniendo en cuenta que la solución al problema de la salud mundial no se va a implementar en una sola generación, sino que será una acción conjunta que implicará el esfuerzo de varias generaciones y muchísimas personas.


Difícil no implica imposible, y si bien el esfuerzo en tiempo y dinero deberá ser grande, la recompensa será aún mayor, pues se llevará adelante la mejor empresa creada por la humanidad en forma conjunta, a lo largo de toda su historia.


Desde el punto de vista de las neurociencias, queda muy en claro que los seres humanos estamos preparados evolutivamente para realizar acciones pro trascendencia (acciones que traspasan el interés individual). Esta aseveración surge de las investigaciones realizadas por el Dr, Gregory Berns de la Universidad Emory de Atlanta, sobre área de recompensa del cerebro, que han podido demostrar que ésta se activa al máximo, cuando llevamos adelante comportamientos altruistas, lo que nos produce un gran placer.


De acuerdo con ello, el altruismo, es, quizás, la máxima expresión de un lóbulo prefrontal sano, por lo que al llevando adelante este plan, se conseguiría que cada vez mayor cantidad de individuos estén predispuestos a sumarse a esta gran iniciativa mundial, lo que haría que el mismo se pudiera acelerar notablemente.


ANALFABETOS A NIVEL MUNDIAL

Los datos incluidos en el extenso informe de seguimiento de educación para todos, en el mundo 2005, presentado en Brasilia, por el director general de la U.N.E.S.C.O., Koichiro Matsuura, no son muy alentadores.


Indican que quedan aún 103 millones y medio de niños sin acceso a la educación, de los cuales 43% son hombres y 57% mujeres. Y algo similar ocurre con los adultos, pues todavía hay 800 millones de analfabetos 36% hombres y 64% mujeres. El 70% de ellos vive en países de África susbsajariana y en Asia meridional y occidental.
Los problemas más graves de estos países, son la precariedad en la preparación de los profesores, los conflictos armados, las epidemias y la pobreza, -determinantes, todos ellos, de una subalimentación cerebral-, que implica obstáculos muy importantes para el avance de la educación mundial en este aspecto.


Descargar en PDF: Click aquí




VIERNES, 3 DE DICIEMBRE DE 2010

Mirta Polla RossiDirectora de Inglés de Asociación Educar dando una Conferencia y un Taller para los docentes del Estado de Chalco, México.

Organiza: El H. Ayuntamiento de Chalco estado de México y el Instituto Superior de Ciencias de la Educación (ISCEEM)

Auspicia: Gobierno del Estado de México.










MIÉRCOLES, 1 DE DICIEMBRE DE 2010

Cuando nos sentimos felices con nuestras vidas y podemos sentirnos satisfechos con ella, nos volvemos mejores personas.


Cuando nos sentimos felices con nuestras vidas y podemos sentirnos satisfechos con ella, nos volvemos mejores personas.

Nse. Marita Castro
Una Neurohormona, la oxitocina, parece ser uno de los mensajeros químicos de nuestro cerebro responsable de estas sensaciones. Construir contextos humanos que nos permitan estimularla podría ser una excelente propuesta para poder expresar lo mejor de nosotros.
Hasta ahora se consideraba a la presencia de la oxitocina, como parte de las sensaciones de confianza y de relaciones amigables con los otros, pero un nuevo estudio presentado este año (2010), en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencias en San Diego, considera que también podría estar relacionada con la sensación de bienestar.
La investigación, se realizo en un grupo de mujeres, aquellas que tenían niveles mayores de oxitocina declararon sentir gran satisfacción al pensar en sus vidas.
El Dr. Paul Zak, de la Claremont Graduate University en California, autor de este estudio y de muchos otros sobre esta neurohormona, expresa que el mismo revela la base biológica para las conexiones sociales y que la oxitocina, forma parte de los mecanismos cerebrales que sirven para hacernos felices.
Zak y su equipo de profesionales, tomaron muestras de sangre a las participantes del estudio, antes y después de haber recibido un regalo de 24 dólares de un extraño.  Una vez que recibían el regalo, debían completar un cuestionario, y luego del mismo, podían si lo deseaban reintegrar una parte de lo recibido a la persona desconocida.
Los investigadores encontraron que las mujeres que mostraron los mayores aumentos de oxitocina después de recibir el regalo, estaban más satisfechas con sus vidas, poseían mayor resistencia a la adversidad y eran menos propensas a deprimirse. Además aquellas que habían compartido en mayor medida el dinero, eran las más felices y las que sentían mayor confianza en los otros.

Si bien el estudio no puede definir, si es la oxitocina lo que hace a la gente feliz, o si la gente más feliz libera mayor nivel de oxitocina, lo que sí es importante, es considerar el nuevo rol de esta neurohormona. Si logramos consolidar en nuestra memoria que compartir con los otros nos ayuda a ser más felices y sentir satisfacción por nuestra vida, tal vez la generosidad y la trascendencia serian las noticias más importantes y cotidianas de difundir, ya que como seres sociales aprendemos y nos contagiamos de las acciones de los otros.


Descargar en PDF: Click aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario